Tigridia

Hace un par de días la conocí y oí su historia.

Sutilmente plantada, día a día cultivando su fortaleza, nutriendo,cuidando, ella crece erguida y saludable..poco a poco y paso a paso como suele hacerlo ella…la maestra naturaleza. Un día cuando está lista… Aparece de manera casi increíble,parece una mariposa que guardada y encerrada antes de llegar su debido tiempo,decide … brotar, salir, y… darle la cara al sol.Lo hace pisando fuerte, la veo y parece que se enorgulleciera de lo que ha sido capaz de hacer, como si te dijera: he llegado a la cumbre! Pierde tu mirada en mi, goza en percibir el fruto de tanto esfuerzo,arranca una sonrisa y mi gran admiracion …es hermosa, incluso imponente …es la vida que florece.

Al atardecer, con la misma tranquilidad con la que se abrió…se cierra. Sus pétalos se recogen sobre si, ya lo hizo , miró al sol pero en menos de 24 horas se va.Ese es su tiempo.Ante tus propios ojos se apaga. Pero, al seguir cultivando paciente y constantemente, volvera …es cuestión de tiempo, es…es simplemente estar ahí.

Es la flor de un día dulcemente hermosa.Ha quedado en esa foto mientras vuelve a suceder.

Aquello que se ha tocado en sueños , de esta especial manera inexplicable que hace sentir con todos los sentidos, vive.

En la realidad se tejen sueños y en los sueños realidades , porque no? Explorar a pesar de los “peros”es abrir puertas que nadie ha cerrado, es conocer o a veces reconocer. Donde estan los limites? Aunque a veces parecieran tan tangibles, la magia y el poder de las alas se levanta con su fuerza transformadora. Ha sucedido y también sucederá. Tocar , llamar a la puerta

Carta al acero inoxidable que crea personas inolvidables

Personas inolvidables que permanecen en el recuerdo sin óxido ni herrumbre, como si estuvieran hechas de acero inoxidable. Personas inolvidables con las que el corazón nos da un vuelco, que anudan nuestro estómago al aparecer en nuestra mente y que provocan sonrisas inquebrantables.

No es que necesariamente sean personas que han estado demasiado tiempo con nosotros, “solo” que tienen algo especial, algo que les hace destacar y que promueve un sentimiento exclusivo en nosotros. Esta carta es para ellos:

Te has pasado toda la vida conmigo, en cuerpo y en espíritu. Sin embargo, si pidieras una razón, te daría varias o quizás ninguna. Tendría que pensarlo, una vez más. Para que me entiendas, eres esa rosa azul rodeada por miles de rosas rojas.

Eres con quien compartiría un café sin hora de cierre, una conversación sin hora y un turno de noche en una vigilancia tranquila. Tienes una varita y lo que has producido dentro de mí ha sido lo más cercano a la magia que he sentido nunca. Tiene que ser algo así, inexplicable.
Corazones de acero inoxidable

Te he visto ayudando a los demás sin apuntar nada en la columna del debe. He visto cómo dabas más allá de la línea roja en la que empezaba el sacrificio. No era lo que te sobraba, era aquello que también necesitabas y que no tuviste la sin razón de protegerlo con el miedo a que te lo arrebataran frente a la ilusión de compartirlo.

Te he visto irradiar alegría en momentos en los que te esperaba triste. Instantes en los que hubiera entendido que cualquiera se hubiera venido abajo, sin contar con que estabas hecho/a de acero inolvidable. Circunstancias en las que has puesto a prueba mi empatía, porque sinceramente no entendía que levantaras a los demás de un hundimiento que para ti ni siquiera contemplabas.

Te he escuchado cantar, me he perdido en tus párrafos, he leído tu letra, me he abrazado a tu poesía y he descansado sabiendo que tú estabas al mando.Contigo he aprendido que el arte tiene tantas formas como inquietudes creativas.

El acero inoxidable emite luz

Acero inoxidable, de todas las formas que te he apreciado, en todas las almas en las que has habitado de manera diferente he tenido la sensación de que existías porque la persona sobre la que habitabas había conseguido reconocerse plenamente en sí misma. De ahí el hecho de que fueras capaz de poner, depositar o compartir en los demás o en lo etéreoalgo inmensamente especial.

Sí, especial, esa es la palabra. No diferente, porque lo que es seguro es queaunque no te acompañaran todas esas rosas rojas sería capaz de apreciar tu color azul. Azul cielo, azul esperanza, azul mar. Tu tono brisa y tus rayos de luz o tu pasión bien entendida y descarriada. También tengo la certeza de que los demás también son capaces de ver en ti lo que describo.

No imagino un material mejor que tú para que sea el que sobreviva, para que sea el que deje un testigo en las personas que tenemos la fortuna de encontrarnos con otras a las que les has hecho la piel.